lunes, 29 de julio de 2013

30 Julio

Delirios (Estrofa) Imagino tus labios, los imagino ahora. Sin mayor preámbulo se dejan caer sin alas sobre los míos provocando mis ansias de ti. Mientras caen, presurosos de deseo; se abrazan a los míos, se tocan, se dibujan, se descubren como si fuera este nuestro primer beso; que pese a no existir lo recuerdo como si ya lo hubiésemos vivido. Imagino tu roce, la dulzura de tu boca que se aferra y acomoda sobre la mía. Siento su calor, la suavidad de tus labios, las travesuras de tu lengua que me hacen perder ya la razón, perder la cabeza, pero encontrarme en ti, en nuestras coincidencias. Es tu boca un suspiro de ángel, un poema que se materializa y se posa en ti. Es sencillamente lo más hermoso que he visto en la vida y cuando creo que ya lo he visto todo me regalas así; sin más, tu hermosa sonrisa, que no hace más que erizar mi piel y llenar mi boca de palabras que se vuelven torpes de tanto añorar. Ahora imagino tu piel.

;)

:)

martes, 16 de abril de 2013

Reflexión_Atentado en Boston

Será que estamos aquí, en tiempo presente, por un motivo particular, enviados por “alguien” en misión. Será que debemos vivir varias vidas hasta que en la última seamos muy buenas personas y solo entonces poder acceder a la “vida eterna” (cielo o infierno). Será que el pequeño Martin Richard, niño de ocho años fallecido en el reciente atentado de Boston, debía morir porque “así estaba escrito”. ¿Morir así? Cada vez que pienso en la fragilidad de TODO siento como si nuestro planeta estuviese flotando en medio de la nada y…ups!!! …si, este planeta está flotando, ahora mismo, en medio de la nada. Que le importa a “alguien” si Usted vive el inicio de su propia película o ya está en la escena del beso final, simplemente le ponen “Stop” a su cinta cuando menos se lo espera, sin pedir permiso, sin pedir disculpas; de un momento a otro usted vive y al momento siguiente usted ya es historia; así de frágil. ¿Has matado alguna vez una hormiga? Si no lo has hecho te felicito; tal vez seas tan buena persona que estás viviendo tú última vida; así que si quieres otra anda ahora mismo a matar una, o dos. Si mataste una, sabrás que solo basta con apuntarles con tu dedo, luego presionar encima y ya; hormiga muerta. No somos tan distintos. La gran diferencia es que un dedo aquí lo cambias por explosivos, balas…etc. Entonces surge la frasecita esa que dice “Vive ahora, no sabes si habrá un mañana”. Claro que no sabemos si habrá un mañana, cómo saberlo si está lleno de hijos de puta inventando armas por si alguna vez nos invaden desde Saturno. Pero claro, es tan poco probable que esa invasión suceda y tan alta la inversión que lo mejor es usarlas contra “algo”, o mejor aún, contra “alguien”, por ejemplo… un país. Ya suficiente es lidiar contra el riesgo inherente de vivir, de vivir en un planeta que flota en el espacio y que con “cuea” no se quema con el Sol, para que unos pocos se sienten a inventar explosivos; uno de esos que no solo mató al pequeño Martin, sino que también le quitó una pierna a su hermana y tienen a su madre, grave, en un hospital. Por ahí leí una frase de un amigo maratonista que decía “…esa indescriptible pasión de avanzar un kilómetro más”. El humilde deseo de esta hormiga que escribe es que su Madre sobreviva y su hermana salga adelante pese a la adversidad. En cuanto a Usted, pequeño Martín Richard, tome sus alas y avance todos los kilómetros que desee, ya no hay límites, ya no hay dedos apuntándole. Cristián

jueves, 7 de marzo de 2013

Dueño de Mi

Soy dueño de mis tierras, aquellas que se extienden desde las Colinas más altas de mis pies y se prolongan hasta mi campo de azabache ondulado. Soy soberano de mi Geografía, Amo de mis sequías e inundaciones, Señor de mi Calentamiento y único responsable de cada gota, de agua lluvia, que cae de las cuencas situadas en mi Norte. Soy Dueño de cada uno de los actos que ocurren en mis tierras. Tengo el derecho de perdonar y de exiliar. Perdonar a mis impulsos que, por ser fiel a su naturaleza, provocan a veces movimientos no cuantificables ni en Righter ni Mercaly. Exiliar a mis instintos, los más bajos, que traicionan a veces mi propia Constitución. Soy dueño de mí… dueño y responsable. Cristián

miércoles, 6 de marzo de 2013

Contraluz

Concédeme un instante a contraluz, quizás algún momento que no uses, una risa sin dueño. Concédeme una ilusión, una que sea tan tuya y cuélgala en mi cuello. Inventa una excusa, quizás dos excusas y aleja esta distancia entre mis besos y los tuyos. Empieza por mirarme y sigue el camino de tus ojos que desembocan en mí cuello. Lanza ahí tú ancla. Saca de tu bolsillo la Luna encendida e ilumina esta noche de sombras, este desenfreno de mis ansias, esta nostalgia que se mete en mis zapatos y vuelve lentos mis pasos. Silencia los arrebatos de mis olas; calma mi marea, navega mi cuerpo, nada en mí, recuéstate en mi orilla, impulsa mis velas. Siente mí abrazo, mi calma. Siente mi pecho, siente desde el primero hasta el último latido que nace de este amor y que solo me entrega vida. Entonces, insisto, dame un instante a contraluz. Dame un descuido y acercando tus labios a los míos dame una caricia, un beso, calidez, sonrisa y suavidad. Cristián

Llévame_Te llevo

Cuando sea el momento y ya exista un lugar. Justo antes de partir lleva lo siguiente… Lleva tus sueños, yo llevaré los míos. Lleva el Universo y yo el mundo entero que construí para nosotros. Lleva mi nombre tan cerca de tu voz. Yo llevaré el tuyo acunado en mis labios. Lleva tu corazón y también lleva el mío. No olvides ninguno. Lleva tus silencios, yo llevaré los míos para ver cómo se rompen con las caricias que llevarás y mis abrazos que también llevaré. Lleva los besos que aun no me has dado, si…yo también los llevaré. Lleva nuestra historia escrita en tus ojos, que solo me baste verlos para leerla entera. Llevaré para ti textos nuevos y mi piel envuelta en letras de todos estos años. Lleva tu locura, lo absurdo, lo insensato e irreal. Yo llevaré más de lo mismo y verás como se convierten en algodones. Lleva mi música, yo llevaré la tuya. Lleva la melodía en tus oídos y tus manos para mecerte junto a mí. Lleva tus brazos abrazadores y yo llevaré mi cuello sediento de ti. Lleva todos aquellos impulsos que murieron bajo la mirada fría de una culpa. Lleva también tus culpas. Yo llevaré sentencias,…sentencias de inocencia y libertad. Lleva cada una de tus dudas. Llevaré respuestas y quizás más dudas. Lleva el sol y la luna. Yo llevaré noches de soledad, oscuridad, calles desiertas, cigarros a medio consumir y un tacho de basura donde arrojar todo aquello que lleves también para botar. Lleva tu vida, llevaré la mía. Lleva tu verdad, llevaré la mía. Lleva el mapa del tesoro, ese que se esconde al final del arcoíris. Yo llevaré el arcoíris y si quieres otro tesoro. Lleva tus ganas, tus deseos. Lleva tus manos y yo mi camisa con broches. Llevaré mis ganas, mis deseos. Llevaré mis manos y tu esa prenda que avive mis instintos. Lleva tu orilla de la cama, yo llevaré el otro extremo. Lleva ese lugar en el que me guardas. Lleva ese nombre para lo que somos. Lleva una sensación que nos describa. Yo también lo llevaré. Lleva una copa, lleva dos. Yo llevaré un buen vino. Lleva tus cincuenta soles. Yo llevaré mis cincuenta sombras. Lleva también tus sombras. Yo llevaré tu luz. Lleva tu mitad del charco. Lleva tu lado del horizonte. Yo llevo la otra mitad, sin duda quiero que veas como es añorar desde este lado. Antes de cerrar la maleta, lleva todo aquello que olvidé recordarte y que tal vez debas incluir. Llévame entre tus alas que yo te llevo en mí. Cristián

sábado, 5 de enero de 2013


Pedacito de Día 6.
Necesito de ti, es definitivo, te necesito y me gusta sentirlo. Yo tampoco sé qué nombre darle a lo nuestro pero si logro reconocer que la palabra “nuestro” existe, es real, lo asumo, lo abrazo, lo atesoro. Mi necesidad tienen tu nombre, mis esquemas se rompen de una forma dulce y adictiva y eso solo tiene tu nombre, tu rostro. Y así te sigo amando, necesitando, desde el primer momento que abro mis ojos por la mañana y hasta la última gota de luz.

Aun estoy despierto. Imagino tu dormir, siento la suavidad de tu respiración que me acaricia el cuello y tu olor que me embriaga la razón y enciende mis deseos. Esta noche me cuelo por tu ventana y te cuido el sueño, te he tomado la mano, con suavidad y delicadeza…como se le debe tomar la mano a una Princesa. Veo que mi ángel de la guarda sigue aquí, alguna vez te regalé mi ángel y veo que cumple bien su trabajo. Esta noche le doy libre…yo cuidaré tu sueño, tu cuerpo, tu alma.
Cristián